¿Cómo saber si necesita una cirugía de cadera o no?

  • por

     Las personas que padecen este problema ya saben que puede hacer que la vida de cualquiera sea miserable. Algunos médicos recomiendan que las personas se reemplacen las caderas, pero les recomiendo que consideren cuidadosamente si sería una ventaja o una inversión antes de tomar esta importante decisión de reemplazo de cadera. El dolor en las articulaciones de la cadera o la artritis se ha desarrollado como una parte inevitable del proceso de envejecimiento, mientras que algunas personas tienen este tipo de problemas debido a accidentes, lesiones deportivas u otros trastornos. Y a menudo, independientemente de las precauciones que se hayan tomado para evitar daños en las articulaciones, la cirugía se convierte en una solución inevitable.

     En la mayoría de los casos, las personas sufren de dolor, rigidez e hinchazón, muchos años antes de considerar la cirugía de reemplazo de cadera como una opción. Muchos van al médico, solo cuando tienen síntomas como colapso, rechinamiento, cojera o clic que empeoran. No todos los casos de artritis, fractura o daño hacen que el médico sugiera una cirugía de reemplazo de cadera para un paciente. La gente debe saber que la fisioterapia y el uso de la marcha significan aliviar el dolor y generar buenos beneficios. Sin embargo, para algunos pacientes que experimentan dolor constante, la cirugía de reemplazo total de cadera se vuelve inevitable para ellos.

     ¿Cómo puede saber si necesita una cirugía total de cadera o no? El factor más importante al elegir un reemplazo de cadera es cuánto le causa dolor y cuánto afecta su vida. Aquí hay algunas señales de que es hora de someterse a una cirugía de cadera:

  • Sufre rigidez e hinchazón en la cadera.
  • Si padece osteoartritis. Esto te afectará tanto física como mental y socialmente.
  • Si la cadera está gravemente lesionada o dañada.
  • La fisioterapia y caminar no significan alivio.
  • No puede tener un movimiento completo de cadera y no puede doblarse fácilmente.

     En conclusión, para beneficiarse de una intervención exitosa, le recomiendo que elija con mucho cuidado tanto al cirujano como al hospital.